eferion

Madrid

Yo paseaba una fría noche de verano a las 10 de la mañana mientras leía un periódico sin letras. Súbitamente me atropelló la rueda de un mechero que con el impacto me precipitó al fondo de un tremendo barranco de un par de nanómetros de profundidad en el que encontré el cadáver de un esqueleto. Del susto que me dio, me asesté siete puñaladas con mi puñal sin mango ni hoja y me dejó medio muerto...

En ese momento empezó a llover e intenté refugiarme en una diminuta casita en la que habitaban siete gigantes, y a uno de ellos que estaba asomado me dijo: Hombre de poca ventana, no tenga vergüenza y deme un poco de agua ¡Que vengo muerto de sed!

Fuente: El chat.

Top Answers
1 2 3 4